¿Cuál es la empresa ideal?

147

Para determinar si una empresa es considerada como un buen lugar para trabajar es necesario tomar en cuenta la visión de sus líderes y la opinión de sus miembros, esta percepción se construye con base en la relación que existe entre los líderes y sus colaboradores donde la confianza, el respeto, el trabajo en equipo y la motivación son esenciales para la consecución de objetivos. Para las personas una empresa ideal es aquella donde sus líderes confian en ellos y son participes en las decisiones de la organización, esto hace que se desarrolle un sentido de pertenencia y compromiso.

Para los líderes, un buen lugar para trabajar es aquel donde pueden alcanzar tanto sus objetivos como los de la empresa, se propicia un ambiente de confianza que estimula el trabajo colaborativo, la labor de un líder va más allá de una dirigir y delegar responsabilidades, su deber es inspirar o guiar a sus colaboradores. Una cultura organizacional sólida es clave para lograr que los objetivos personales se alineen a los objetivos organizacionales, dando como resultado colaboradores motivados que disfrutan su trabajo en un ambiente que estimula la creatividad e innovación.

Lograr que una empresa sea reconocida como un buen lugar para trabajar es posible si se implementan políticas y programas que persigan el mejoramiento de las condiciones de trabajo, para ello es necesario considerar algunas características que lo convierten en un buen lugar atractivo para el mercado laboral:

  • Se impulsa el trabajo colaborativo. La empresa ideal estimula la comunicación entre sus colaboradores, se fomenta la participación y se reconoce el valor del trabajo compartido en busca del bienestar común.
  • Se construye una cultura organizacional basada en el talento humano. Se crean valores compartidos que generan un sentido de pertenencia y refuerza el compromiso del personal, los profesionistas se enorgullecen de formar parte de la empresa y toman los objetivos como propios.
  • Se estimula el desarrollo de los profesionistas. Un buen lugar para trabajar es aquel donde los colaboradores tienen la oportunidad de desarrollar su talento, se reconoce el trabajo individual y se estimula el trabajo colaborativo.
  • Flexibilidad. La capacidad de una empresa para adaptarse al cambio es fundamental para mantener su competitividad. Los líderes deben mantener a sus equipos motivados hacia el cambio y la innovación.
  • Se propicia un ambiente de trabajo equilibrado. Un buen lugar para trabajar es aquel donde se valoran las necesidades personales de los colaboradores, en la medida en la que se vela por sus necesidades profesionales.
  • Se estimula la participación activa del personal. Los líderes son parte del equipo, las decisiones son compartidas y se delegan responsabilidades de acuerdo con el potencial o los habilidades de los profesionistas.

Cuando los colaboradores se sienten bien en su lugar de trabajo aumenta su satisfacción laboral y se potencia su confianza, el ambiente positivo propicia un entorno más competitivo, para lograr la empresa ideal la alta dirección necesita coordinar los esfuerzos de todos los miembros de la organización en un proceso de cambio que busca la mejora de las condiciones laborales y el bienestar colectivo.