Reitera la Profedet que patrones no pueden descontar salario a afectados por el sismo

47

Los patrones no deben descontar el salario a los trabajadores que se vieron afectados por el sismo de la semana pasada, por lo que los empleados deben hacer una notificación al patrón sobre la “causa de fuerza mayor” por la que se han ausentado de sus actividades laborales y acreditar con evidencias.

 

Así lo dio conocer la procuradora Federal de la Defensa del Trabajo (PROFEDET), Aurora Cervantes Martínez, quien recordó que la legislación laboral contempla las ausencias por causas mayor en casos como los vividos el pasado 7 y 19 de septiembre, por los ye hizo un llamado para que se dé cumplimiento estricto a la ley.

 

En un comunicado informó que “los patrones tienen la obligación de pagar el salario, de no suspender la paga y, por supuesto, de no afectar a los trabajadores de ninguna forma, siempre que ellos acrediten avisando oportunamente que tienen una causa justificada y que por esa causa justificada no van a poder asistir a sus centros de labores”, señaló.

 

En ese sentido, explicó “lo importante es que, para no incurrir en alguna de las causales de incumplimiento de obligaciones de trabajadores, ellos avisen oportunamente a sus patrones la situación que está viviendo”, reiteró la Procuradora Aurora Cervantes Martínez.

 

Según los artículos 427, fracción I, y 434, fracción I, de la Ley Federal del Trabajo, existen supuestos en los que la relación laboral puede suspenderse o terminar por causas ajenas a cualquiera de las partes.

 

Este es el caso de un desastre natural, en que el incumplimiento de una obligación no es imputable al trabajador ni al patrón, ya que ambos se vieron impedidos a cumplir con sus respectivas obligaciones por causa de un acontecimiento que está fuera del dominio de sus voluntades y el cual no se puede prever o, aun previniéndolo, no hay forma de evitarlo.

 

Los trabajadores afectados por los sismos deben cumplir con las disposiciones de las normas de trabajo que le son aplicables, como señalan los artículos 134 y 135 de la Ley Federal del Trabajo: dar aviso al patrón si, por causas justificadas, están impedidos para asistir a su trabajo; y abstenerse de suspender las labores sin autorización del patrón si no existe causa justificada que les impida acudir al centro de trabajo, entre otras.