Se rifa el TP01

173

Al presentar este martes el diseño del boleto de la Lotería Nacional para la rifa del avión presidencial, el presidente Andrés Manuel López Obrador reveló que la aeronave también se le ofreció al primer ministro de Canadá, Justin Trudeau.

Durante su conferencia de prensa matutina, el mandatario federal admitió que se está complicando la venta del avión presidencial, pero «no lo podemos malbaratar, ni lo podemos entregar a un precio por debajo del avalúo”.

Sobre este tema, López Obrador afirmó que la gente quiere ayudar para realizar la rifa de la aeronave adquirida en el gobierno del expresidente Felipe Calderón, por lo que esa opción sigue en pie, si bien hay algunas críticas.

Dijo que se tendría que modificar el marco legal de la Lotería Nacional que especifica que los sorteos que realiza son para la entrega de dinero en efectivo, no en especie.

“Se tendría que hacer todo un ajuste al marco legal para proceder, resolver el pago de los impuestos, qué se hace con determinada empresa que compra determinado número de boletos. Hay muchos, no diría obstáculos, sino procedimientos legales que se tienen que resolver», comentó.

El jefe del Ejecutivo federal refirió que ayer se reunió con varios servidores públicos, entre ellos de Hacienda, «el director de Banobras, el general de la Fuerza Aérea, los encargados de otras secretarías, Consejero Jurídico”, quienes resolverán este tema.

Aseveró que si la ley impide hacer la rifa este tema se atenderá, “pero si pudieron resolver comprar este avión que fue un absurdo, cómo no vamos a poder resolver cómo venderlo. No puede ser que se nos dificulte, que haya obstáculos, todo en el marco de la legalidad y con transparencia. Aquí vamos a informar”.

Añadió que para el día 15 de febrero se tendrá que definir lo que pasará con la aeronave, que también fue ofrecida al gobierno de Canadá, debido a que se dañó el avión que transporta al primer ministro de ese país.

López Obrador expuso que se tiene contemplado el 5 de mayo para que el avión presidencial sea devuelto a México, una vez que la empresa Boeing termine la certificación del mismo.

“Nos ahorramos todo lo que se iba a pagar en 12, 15 años, vamos a hacer un recuento, un informe, en las redes sociales todo el relato del avión oficial, incluso el tiempo que ha estado en California, los servicios que se le han dado, cuánto ha costado.

«El mantenimiento hasta tener la certificación de la Boeing, está en ese proceso, todo lo vamos a explicar, qué tipo de avión fue, cómo se compró. Es un avión hecho a la medida, no de serie. Y sobre la compra, el financiamiento, Banobras, el papel del Estado Mayor Presidencial”, expuso.

Explicó que de llevarse a cabo la rifa, a quien resulte ganador se le daría un año de mantenimiento para el avión y el estacionamiento sería en la Base Aérea Militar de Santa Lucía o en el Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México «Benito Juárez».

Asimismo, se crearía un esquema de fideicomiso para que quien gane la rifa decida qué hará con el dinero que obtenga de vender la aeronave.

“Se transparentará la información de cómo es que se decidió comprar un avión así, el primer capítulo es que había unos gobernantes que actuaban como faraones y aunque gobernaban un país de 60 millones de pobres, ellos se daban la gran vida y compraban estos aviones”, finalizó.