Remesas a México en su máximo histórico, superarán 30,500 MDD en 2018:BBVA Bancomer

139

Las transferencias de remesas durante el 2018 superarán los 30 mil 500 millones de dólares, dato que confirma que se encuentran en su máximo histórico. Se trata de un monto comparable con el que percibe México por Inversión Extranjera Directa (IED), superior a las exportaciones de petróleo crudo y al turismo. “De acuerdo con el Anuario de Migración y Remesas 2017, cerca de 96% de las remesas provienen de Estados Unidos, principalmente de los estados de California, Texas, Illinois, Georgia y Florida”.

De acuerdo con el Banco Mundial (BM), las remesas enviadas en el mundo llegarán a 616 mil millones de dólares este año. México se ubica en el cuarto lugar a nivel mundial como uno de los países con mayor número de ingresos de divisas por concepto de remesas, con un flujo que al cierre del 2017 fue de 28 mil 800 millones de dólares, superado solo por India, China y Filipinas, destaca Juan José Li Ng, economista senior de BBVA Bancomer.

Li explica que ​”​ Los principales estados receptores de remesas son, en orden de importancia: Michoacán, Jalisco, Guanajuato, México, Puebla, Oaxaca y Guerrero”

El economista afirma que el promedio por envío al mes a México es de 300 dólares, 98% es a través de una transferencia electrónica con cobro en tiendas, remesadoras o instituciones bancarias. 1.6 millones de hogares mexicanos dependen de este recurso económico y destinan ese dinero principalmente a la compra de comida, vestido, así como a pagar deudas y, en menor proporción, para adquirir un vehículo o una casa. Los principales estados receptores de remesas son, en orden de importancia: Michoacán, Jalisco, Guanajuato, México, Puebla, Oaxaca y Guerrero. El 95% de las personas maneja las remesas en efectivo, lo cual podría ser un indicador del bajo nivel de inclusión financiera de los receptores.

“​1.6 millones de hogares mexicanos dependen de este recurso económico”

Más allá de la importancia de los ingresos monetarios al país, las remesas representan las historias de migrantes mexicanos que desde la llegada de Donald Trump a la presidencia de Estados Unidos se encuentran expuestos a las condiciones económicas y políticas que se decidan en ese país, lo que les impide incorporarse fácilmente a un empleo, que exista una posible imposición de restricciones o impuestos al envío de estos recursos o que sean deportados. Los riesgos de los migrantes mexicanos para alcanzar el sueño americano están presentes y también podrían afectar al flujo de remesas.