La manufactura y el comercio impulsarán la economía mexicana en 2018; crecerían 3.0% y 3.4%, respectivamente.

60

En su Informe Situación Regional Sectorial México, correspondiente al primer semestre de 2018, BBVA Bancomer estima que el comercio al por mayor y al por menor, así como las manufacturas constituyen los pilares de crecimiento económico en 2018. A pesar de un entorno de incertidumbre ante las renegociaciones del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) 2.0, se espera que la manufactura registre un crecimiento cercano al 3%, fundamentado en el dinamismo de las exportaciones manufactureras, que podrían crecer incluso más que en 2017.

El sector transportes en México constituye un nicho con potencial de crecimiento importante para los próximos años, pues ha incrementado su participación en la actividad económica y se espera que en 2018 el PIB del sector crezca por arriba de la economía. Es por ello que, al esperar un mayor volumen de exportaciones, favorable por las negociaciones ante el TLCAN, la actividad manufacturera, el comercio, y en particular el sector transportes mantengan el dinamismo en la economía mexicana.

La manufactura y el comercio se consolidan como los sectores de mayor crecimiento en la economía en 2018. Estos representan poco más de una tercera parte de la actividad económica total. La primera crecerá 3% y el segundo 3.4% en tasa anual en este 2018. Al primer trimestre del año, el comercio al por mayor creció 5.5%, mientras que el comercio al por menor lo hizo en 5.1%. Por su parte, la manufactura registró una desaceleración al crecer 1% en el mismo periodo. Sin embargo, en los próximos trimestres la actividad manufacturera podría recuperarse por la expansión en las exportaciones, que aumentaron 9.3% en el mismo periodo.

Por otra parte, la recuperación en la manufactura mexicana también estaría respaldada por un repunte en la actividad industrial en EUA, que aumentó 3.7% en el primer trimestre de 2018. Entre las divisiones de la manufactura que crecieron a ritmos superiores que el promedio de la industria se encuentran aquellos bienes de consumo duradero, tales como electrónicos, maquinaria y equipo automotriz. Este crecimiento contrasta con una menor actividad en la elaboración de productos de química básica y derivados del petróleo.

El empleo en la manufactura ha aumentado a ritmos del 3% anual, si bien es un ritmo menor a lo observado en 2017, cuando fue de alrededor de 4%, constituye una señal de que el crecimiento en la economía se mantendrá, toda vez que no hay un deterioro en la contratación de trabajadores. En este sentido, la demanda por crédito al sector manufacturero se mantiene creciendo a ritmos de doble dígito. Mientras que en 2017 la cartera de crédito total aumentó 10.1% real, al primer trimestre de 2018 ésta se ha incrementado 12.1% en términos reales.

En lo que se refiere al PIB del comercio, la actividad en los establecimientos comerciales al por mayor crece a ritmos del 5% en el primer trimestre de 2018. Si bien los ingresos del sector no muestran un crecimiento vigoroso, el empleo sigue creciendo a tasas cercanas al 5%, mientras que la demanda por crédito a las empresas del sector ha crecido casi 20% en términos reales los primeros tres meses del año.

De manera similar, en el 1T de 2018, el comercio al por menor aumentó 5.5%, consistente con un continuo crecimiento del consumo privado que se expandió alrededor de 3% en el mismo período. Este ritmo se ha mantenido por la generación de plazas de trabajo que, a pesar de mayores niveles de inflación, tasas de interés y tipo de cambio sostienen el mercado interno con sus ingresos.

La industria automotriz en México ha mantenido el crecimiento a pesar del entorno de incertidumbre que enfrenta. Desde 2014 ocupa el séptimo lugar como potencia armadora a nivel mundial y podría escalar a la sexta posición como consecuencia de la Inversión Extranjera Directa (IED) que ha recibido en años recientes. Del total de la producción de 2018, 61.3% estuvo destinada a camiones ligeros y el restante 38.7% fueron autos.

Al mes de abril de 2018 la producción de vehículos ligeros disminuyó 0.2% anual. Sin embargo, esta tasa constituye un efecto base por el incremento de 13.5% observado en 2017, por lo que se espera que la producción se acelere en los próximos trimestres y 2018 cierre con un crecimiento en la producción de 5%.

Del total de la producción automotriz, 87.3% se orientó a la exportación. Las exportaciones de vehículos ligeros en el primer trimestre de 2018 se incrementaron 8.1%. El 80% de éstas tuvieron como principal destino el mercado de Norteamérica. El empleo que se genera en esta industria ha conservado su dinamismo, reflejo de las cuantiosas inversiones realizadas, que sumaron 31.2 mil millones de dólares entre 2012 y 2017. Tan sólo en 2017, los trabajadores en la industria automotriz aumentaron 7.5% con respecto al año anterior, tasa que prácticamente crece al doble que en el total de la manufactura.

Otro sector altamente relacionado con la manufactura y el comercio es el transporte. Esta industria alcanzó una participación de 6.4% del PIB total en 2017 y creció a un ritmo de 3.2%, superando el desempeño de toda la economía. Este dinamismo se ha visto impulsado por un aumento en las actividades de autotransporte de carga y de pasajeros, pues en conjunto representan 83% del PIB del sector. Por otra parte, el transporte aéreo y de servicios de almacenamiento, aunque representan 3.1% y 1.3% registraron tasas de crecimiento de 10.4% y 7.3%, respectivamente. Como resultado del buen desempeño, el empleo en la industria del transporte ha registrado crecimientos anuales constantes de alrededor de 5%

Asimismo, el crédito de la banca comercial a empresas transportistas también ha crecido los últimos años y se espera que en 2018 lo haga a ritmos cercanos al 20% anual en términos reales. Esto también se refleja en una cartera saludable en términos de morosidad, pues desde 2015 ésta se encuentra por debajo del 1% del total de la cartera. Por todos estos factores se espera que en 2018 las condiciones se mantengan favorables y el PIB transportes cierre el año con un crecimiento superior al 4%.

Las cifras del PIB estatal definitivas para el año 2016 mantienen a la CDMX como la entidad con la economía de mayor tamaño, seguida por el Estado de México, Nuevo León, Jalisco, Veracruz y Guanajuato, que representaron prácticamente el 50% del PIB total. En 2017, de acuerdo con el Indicador Trimestral de Actividad Económica Estatal, Baja California Sur encabezó el crecimiento con un avance anual de 12.3%. Por otra parte, Puebla y Guanajuato registraron avances de 6.8% y 5.0%, respectivamente, basados en un buen desempeño de su manufactura, consolidada a través de la industria automotriz y mercados de exportación. En el lado contrario de la distribución se tiene a los estados de Campeche y Tabasco, que registraron retrocesos de 8.2% y 8.4% en 2017. Al igual que en 2016, la mejor actividad petrolera mantiene a estos estados en terreno negativo por dos años consecutivos.