La importancia de un buen espacio de trabajo

71

Diseñar espacios de trabajo funcionales contribuye a generar un buen clima laboral, esto repercute en el bienestar y calidad de vida de los colaboradores, a su vez, contar con las condiciones adecuadas para desempeñar sus funciones incrementa la productividad de la compañía.

 

Factores como la luz, el sonido, la temperatura y el ambiente laboral son determinantes en la concentración y la creatividad de los colaboradores, así como para el desarrollo del trabajo en equipo.

 

El lugar de trabajo debe ser cómodo y funcional, de esta manera los colaboradores podrán llevar a cabo sus funciones adecuadamente, para diseñar una oficina es importante considerar aspectos como el tipo de trabajo que realizan, el mobiliario y el número de personas que compartirán el espacio.

 

Es indispensable considerar la distribución del espacio para asegurar su correcto aprovechamiento, crear áreas comunes que permitan el esparcimiento y la interacción entre los colaboradores ayuda a reducir el aislamiento, estimular la comunicación organizacional y mejorar el trabajo en equipo.

 

Realizar modificaciones al lugar de trabajo tiene como objetivo mejorar la calidad de vida de los colaboradores, estimular su creatividad, favorecer la comunicación y el trabajo en equipo, dando como resultado el aumento de la productividad tanto a nivel individual como organizacional.

 

Cuando un profesionista se siente cómodo en su lugar de trabajo desarrolla una actitud positiva que lo lleva a adquirir un mayor compromiso con la compañía y con ello, obtiene mejores resultados.

 

Por otra parte, un buen ambiente de trabajo estimula la felicidad y satisfacción laboral de los colaboradores, esto incrementa la retención de talento, a su vez, mejora la imagen de la empresa como un buen lugar para trabajar, lo que atrae a posibles candidatos interesados en incorporarse a la organización.   

 

El diseño de la oficina es el reflejo de la cultura organizacional, un buen espacio de trabajo permite que los colaboradores desarrollen un sentido de pertenencia hacia la organización, estimulando la confianza y facilitando el trabajo colaborativo.  

 

Por último, las modificaciones al espacio de trabajo implican un cambio organizacional que debe ser gestionado de forma efectiva, es necesario desarrollar una estrategia de comunicación para que los colaboradores estén informados acerca del diseño de la oficina y al mismo tiempo sean partícipes del cambio.