Estudio expone desvío de recursos por más de 4 mil 100 millones de pesos

223

POR CARINA MARTÍNEZ


Gracias a “Facturas falsas, pandemia en el sector salud” se sabe que la red ilegal detectada abarca 837 empresas fantasma a nivel federal y estatal.

La empresa fantasma que más recursos públicos desvió fue Interacción Biomédica S.A. de C.V., con 39% del total:1,600 MDP.

Recientemente las organizaciones Impunidad Cero y Justicia Justa, presentaron su investigación “Facturas falsas: la epidemia en el sector salud” evidenciando así un sistema de encubrimiento, complicidad y corrupción entre autoridades con particulares para el desvío de recursos públicos a través de empresas fantasma.


En la presentación estuvieron presentes los investigadores de Justicia Justa: Luis Pérez de Acha, Denise Tron y Mariana Ruiz, así como José Mario de la Garza, Irene Tello y Federico Reyes Heroles de Impunidad Cero. Todos concuerdan en la preocupante situación del uso y abuso de empresas fantasma en el sistema de salud mexicano.


Para los especialistas, tal esquema ha prevalecido debido a que instituciones públicas federales y estatales, evaden los controles fiscales impuestos por el Servicio de Administración Tributaria. “La impunidad frente a estas prácticas ilegales se sustenta en la complicidad de las autoridades, ya que no solo existe un sistema de corrupción, sino uno de encubrimiento sostenido por años”, enfatizó Luis Pérez de Acha.


De acuerdo con los años que contempla la investigación (2014-2019) entre los hallazgos más relevantes se identificaron 22,933 facturas falsas utilizadas en el sistema de salud de todo el país que equivale a un desvío nacional de $4,179,046,254. Cifra alarmante al tratarse de dinero público destinado a la atención de enfermedades, a la construcción y mantenimiento de hospitales y a la remuneración de médicos y enfermeras, como explicó Denise Tron.


Además, este tipo de prácticas están en todos los niveles, en casi todos los estados y en prácticamente todas las instituciones de salud. Pues 30 de los 32 estados, el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), el Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado (ISSSTE), el Instituto de Seguridad Social para las Fuerzas Armadas Mexicanas (ISSFAM) y la Secretaría de Salud han utilizado este modelo para desviar recursos públicos.


Cabe aclarar que el IMSS fue la institución federal que más pagó a empresas fantasma, con un aproximado de 320 millones de pesos. Ligado a esto, el Estado de México fue la entidad en la que se encontraron más desvíos ya que entre 2014 y 2018, desvió un total de 1,804 millones de pesos.


Los estados que anteceden al Estado de México con grandes cantidades de desvíos son: Chihuahua, Jalisco, Sonora, Sinaloa, Oaxaca, Chiapas, Hidalgo, Quintana Roo y Yucatán. Mientras que la Ciudad de México concentra el mayor número de facturas falsas: 6,121 facturas del total de 22,933.
José Mario de la Garza explicó que derivado de la investigación se presentarán las denuncias penales correspondientes con el fin de iniciar un análisis exhaustivo de dichos esquemas de corrupción y así, enfrentar esta epidemia que produce un mal uso de miles de millones de pesos de uno de los sectores fundamentales para el bienestar de los mexicanos.


“Con los más de 4,100 millones de pesos desviados del sector salud, se pudieron haber comprado 80,000 camas de hospital o pagado el tratamiento de 41,000 pacientes con cáncer de mama durante seis meses” destacó Irene Tello.