¿Es legal bajar los salarios?

125

El salario es la retribución que recibe una persona por prestar sus servicios profesionales, mismo que debe ser definido desde el momento de la contratación, cualquier modificación a la cantidad establecida debe hacerse con consentimiento del colaborador; de acuerdo con el artículo 85 de la Ley Federal del Trabajo:

 

El salario debe ser remunerador y nunca menor al fijado como mínimo de acuerdo con las disposiciones de esta Ley. Para fijar el importe del salario se tomarán en consideración la cantidad y calidad del trabajo.

 

El salario puede disminuirse si existe un acuerdo entre el colaborador y la organización, sin embargo, cuando esta cantidad se reduce al grado de ser menor que el salario mínimo, o deja de ser bien remunerada, la reducción no puede tener efecto.

 

El salario mínimo debe ser suficiente para satisfacer las necesidades básicas de un jefe de familia en el orden material, social y cultural. Según la Ley Federal del Trabajo, el salario mínimo no podrá ser objeto de reducción, salvo en los siguientes casos:

 

  • Por pago de pensiones alimenticias.
  • Por pago de la renta de las habitaciones que se den en arrendamiento a los trabajadores.
  • Pago de abonos para cubrir préstamos provenientes del Fondo Nacional de la Vivienda.
  • Pago de abonos para cubrir créditos otorgados por el Instituto del Fondo Nacional para el Consumo de los Trabajadores.

 

La reducción del salario sin el consentimiento del colaborador puede traer como consecuencia la rescisión de la relación laboral, sin responsabilidad para el trabajador, por ello, es importante que las personas que se enfrenten a la reducción de su salario conozcan las medidas que pueden tomar al respecto:

 

  • Aceptar la reducción. Es posible que el colaborador comprenda la situación que llevó a la organización a tomar esta decisión y decida continuar con la relación de trabajo.
  • Presentar su denuncia. Acudir ante las autoridades correspondientes para exponer su caso.
  • Terminar la relación laboral. En caso de no estar de acuerdo con la reducción de su salario, el colaborador puede finalizar su relación laboral. La ley establece un plazo de treinta días para separarse de su trabajo, de no hacerlo, se entiende que la persona ha aceptado la reducción salarial.

 

Por último, cuando se ha optado por reducir el salario, la empresa debe notificar a sus colaboradores detallando los motivos que ocasionaron este ajuste, en caso de negarse, la persona puede terminar su relación con la empresa, teniendo derecho a una indemnización en los términos que establece la Ley Federal del Trabajo.