El sindicato de Banobras puede tener su primera lideresa

1486

Luego de 34 años de existencia del Sindicato Único Nacional de Trabajadores del Banco Nacional de Obras y Servicios Públicos (SuntBanobras),se presenta por primera vez una planilla opositora, encabezada por María del Rocío Pérez Barrios, quien contenderá contra la reelección del secretario general.

De esta manera, arranca el proceso interno en el SuntBanobras, en donde la planilla no sólo estará encabezada por primera vez por una mujer, sino que será con un estricto respeto a la paridad: 50% hombres y 50% mujeres, “entre jóvenes y trabajadores de distintos estados y de varios años de servicio en Banobras, y atendiendo a la equidad, experiencia y cambio generacional”, dijo la candidata.

Además, entre los principales objetivos que plantea Pérez Barrios está defender la estabilidad en el empleo y hacer valer los derechos laborales, a través del respeto a las Condiciones Generales de Trabajo de Banobras, así como fortalecer la estructura gremial mediante afiliaciones y asambleas.

También propone reformar los Estatutos de la organización sindical, porque asegura que ya no corresponden a los tiempos actuales de participación, democracia y transparencia, afirmando que éstos ayudan a perpetuar el cacicazgo y no la democracia, pues sólo han existido cuatro secretarios generales en 36 años.

Frente a estas propuestas, los trabajadores sindicalizados de Banobras elegirán a su próxima dirigencia para el periodo 2018-2022 en su Quinto Congreso Nacional Ordinario los días 21, 22 y 23 de septiembre. De cara al nuevo gobierno, se pretende impulsar la transparencia sindical en la elección de los líderes sindicales, en donde, a través del voto secreto, sean los trabajadores quienes decidan la representación del contrato colectivo de trabajo. Actualmente, la secretaría general del SuntBanobras está encabezada por Miguel Osorio Mota, quien busca un nuevo periodo al frente de dicha institución financiera, y quien ha tenido que enfrentar en los últimos años una disminución importante en el número de plazas sindicalizadas.

Todo lo anterior, refiere Pérez Barrios, es con el fin de contar “con un sindicalismo que cuente con legitimidad frente a los trabajadores y frente al próximo gobierno que, además de manifestarse respetuoso de los sindicatos, también se ha pronunciado por favorecer la democracia en dichas organizaciones, especialmente en participación de las mujeres”. Agregó que es trascendental porque, pese a que durante la historia del Sindicato ha existido participación de las mujeres en los órganos directivos, “no lo ha sido así para el cargo de la secretaría general.