Consejos para evitar el agotamiento o síndrome de “Burnout” en los empleados

606

 

 

El creciente impacto de la tecnología en la fuerza de trabajo moderna conlleva a que los líderes empresariales deben implementar estrategias para que los trabajadores logren el equilibrio adecuado entre la vida laboral y personal, con el objetivo de evitar la creciente epidemia de agotamiento o también llamado síndrome del “Burnout”. Este es uno de los temas que explora el último número del Hays Journal 14, publicación semestral que analiza las principales tendencias del mercado laboral global.

Los lugares de trabajo se han vuelto más flexibles en los últimos años, ya que la tecnología ha permitido que los empleados trabajen a distancia, desde el dispositivo que prefieran y en cualquier momento. Sin embargo, la cultura ‘siempre activa’ impulsada por las últimas herramientas tecnológicas ha provocado el estrés para algunos empleados, mientras luchan por equilibrar su vida personal con la laboral.

Según Hays, empresa líder en reclutamiento especializado, los empleados aceptan estos estilos de trabajo más flexibles gracias a los teléfonos inteligentes, lo que significa que es posible estar ‘siempre conectado’, aunque esto ha conllevado retos. Según la investigación de Willis Towers Watson, el 42 por ciento de los trabajadores han sufrido problemas de estrés o de salud mental en algún momento en su vida laboral, y uno de cada tres cree que su trabajo tiene un impacto negativo en su bienestar mental. La razón principal por la que las personas no divulgan un problema de salud mental, citada por el 41% de quienes no lo hicieron, era la preocupación de que esto afectaría sus proyecciones de carrera, mientras que al 38% piensa que la gerencia o los colegas no entendieran.

De acuerdo con los hallazgos en el último Hays Journal, las señales de advertencia de agotamiento en la oficina o síndrome de “burnout” incluyen:

  • Falta de energía para ser consistentemente productivo en el trabajo.
  • Falta de satisfacción por los logros.
  • Sentirse desmotivado en el trabajo.
  • Un cambio en los hábitos de sueño o apetito.
  • Dolores de cabeza, dolores de espalda u otras molestias físicas inexplicables.

Ante esta situación, Hays también ofrece las siguientes ideas para que las organizaciones ayuden a contrarrestar el agotamiento:

  • Salida del trabajo: Lo que cuenta es la calidad, no la cantidad. Hacer que el personal sepa que el más importante es el resultado, no el presentismo físico o virtual.
  • Evaluar horas extras: Si un miembro del equipo está trabajando horas extra durante mucho tiempo, quizás es bueno preguntarse: ¿es hora de contratar un miembro adicional del equipo?
  • Tiempo de inactividad o vacaciones: Garantizar que los empleados que trabajan de forma flexible tomen su derecho a vacaciones anuales.
  • Revisar la cultura laboral: Es necesario apoyar el bienestar, incluida la salud mental y física de los miembros del equipo.
  • Horas sin correo electrónico: Considera una política relacionada con la lectura y el envío de correos electrónicos fuera del horario laboral estándar. Por ejemplo, Volkswagen estableció sus servidores para no enviar correos electrónicos a los empleados fuera del horario de trabajo, mientras que en Francia los trabajadores tienen derecho a desconectarse del trabajo al finalizar su turno laboral.
  • Establece tiempos de respuesta claros: Asegúrate que los empleados que trabajan de forma flexible comuniquen y establezcan horarios para saber cuándo no están trabajando.
  • Entrena a los gerentes: Ayúdalos a aprender a detectar los signos de estrés o agotamiento en sus equipos.
  • Otorgar ayuda: Es necesario contar con programas de asistencia para los empleados que están experimentando agotamiento.