Conoce los diferentes esquemas de contratación que tienes a tu alcance.

163

 

De acuerdo con la Ley Federal del trabajo existen diferentes esquemas de contratación bajo los cuales una persona se obliga a prestar sus servicios profesionales a cambio de una remuneración económica; conocer las características de cada tipo de contrato le permite a los colaboradores evaluar sus beneficios y determinar si su esquema laboral actual responde a sus necesidades personales y profesionales.    

 

Es importante que los colaboradores conozcan la legislación vigente para que sepan cómo actuar en caso de que su situación laboral se vea vulnerada. Entre los tipos de contrato se encuentran los siguientes:

 

Relaciones de trabajo por tiempo determinado. Este contrato se estipula cuando lo exige la naturaleza del trabajo que se va prestar o cuando tenga por objeto substituir temporalmente a otro trabajador. Se establece con precisión de fecha de término, si el contrato termina y el trabajo no se concluyó en ese periodo de tiempo, se debe continuar hasta que las circunstancias lo permitan.

 

Relaciones de trabajo por tiempo indeterminado. Este tipo de contrato no establece la fecha de término de la relación laboral, debido a la posible perdurabilidad de la misma, no hace referencia a un trabajo ocasional o transitorio. De acuerdo con la Ley Federal del trabajo:

 

En las relaciones de trabajo por tiempo indeterminado o cuando excedan de ciento ochenta días, podrá establecerse un periodo a prueba, el cual no podrá exceder de treinta días, con el único fin de verificar que el trabajador cumple con los requisitos y conocimientos necesarios para desarrollar el trabajo que se solicita.

 

Relación de trabajo por capacitación inicial. En este tipo de relación laboral un colaborador se obliga a prestar sus servicios con el fin de adquirir los conocimientos y habilidades necesarias para desarrollar las funciones del puesto para el que vaya a ser contratado. Durante ese tiempo disfrutará del salario, la garantía de la seguridad social y de las prestaciones del puesto que desempeñe.

 

Es importante destacar que bajo un esquema de trabajo formal, un profesionista recibe las prestaciones que marca la ley como son aguinaldo, vacaciones, reparto de utilidades, servicios de salud, acceso a créditos de vivienda y guarderías las cuales contribuyen a mejorar sus condiciones de vida.

 

Por último, cuando la organización ofrece esquemas de empleo formal, los colaboradores obtienen grandes beneficios que les permiten incrementar su calidad de vida, lo que contribuye a mejorar su rendimiento. Al conocer los diferentes esquemas de contratación, los colaboradores pueden evaluar sus características y determinar si su contrato actual responde a sus necesidades.