Barreras salariales e inserción laboral, desafíos para un mundo del trabajo justo

166

Barreras salariales y brechas para la inserción laboral son los desafíos que tenemos que superar para construir un mundo de trabajo justo, equitativo y libre de discriminación mencionó Luisa María Alcalde Luján, titular de la Secretaría del Trabajo y Previsión Social (STPS).

Durante su participación en el foro Igualdad de género para el crecimiento incluyente en México, realizado en el salón Fondo Histórico de Hacienda Antonio Ortiz Mena, en Palacio Nacional, Alcalde Luján habló sobre los principales esfuerzos que ha realizado la dependencia que encabeza para combatir la discriminación de género.

“Desde el inicio de este gobierno hemos dado pasos importantes en este tema, el apoyo a la nueva política de salarios mínimos ha representado un avance significativo en este sentido. Con el incremento del 16% al salario mínimo a nivel nacional y al doble en la Zona Libre de la Frontera Norte se redujo la brecha de ingresos entre hombres y mujeres en un 2.6%, debido a que 53% de quienes hoy ganan un salario mínimo son mujeres”.

Y se dijo confiada en que la disminución de la brecha salarial continuará durante el 2020, con el incremento del 20% al salario mínimo, aprobado por unanimidad.

Asimismo, refirió que el programa Jóvenes Construyendo el Futuro abre nuevas oportunidades para que las mujeres se incorporen al mercado laboral, aseguró que 6 de cada 10 jóvenes aprendices son mujeres, lo que, dijo, también refleja que son ellas quienes tienen más complicaciones para encontrar un empleo formal.

La encargada de la política laboral del país subrayó que, para democratizar el mundo del trabajo, las mujeres deben ocupar diversos cargos en las directivas sindicales y recordó, que la Reforma Laboral, publicada el pasado 1 de mayo, dentro de las modificaciones introduce la obligación para las organizaciones gremiales de tener la representación proporcional de género en las directivas.

Al reflexionar sobre este reto, dijo que en la STPS se tiene claro que para eliminar las brechas de género no basta con generar mayores oportunidades laborales, sino también garantizar y promover que las mujeres se desarrollen en condiciones justas y equitativas.

Resaltó que la inclusión laboral de las mujeres tiene que erradicar prácticas discriminatorias, que como sociedad se tienen arraigadas y naturalizadas como el que en las ofertas de empleo se solicite específicamente a hombres, preguntar por el estado civil a las mujeres y compartió que experimentos académicos han concluido que una variable crucial para que un reclutador decida en contratar a una mujer radica en su apariencia.

Por último, la funcionaria reconoció que, para que exista inclusión laboral debe haber mayor equidad en la distribución de las labores del hogar, pues de acuerdo a las estadísticas del INEGI las mexicanas ocupadas destinan en promedio 25 horas a la semana para realizar trabajo no remunerado como atender a los niños, a personas adultas mayores, preparar alimentos, limpiar la casa; mientras que los hombres ocupados únicamente destinan a este tipo de actividades 8 horas a la semana.

Ángel Gurría, secretario General de la OCDE, dijo que México enfrenta grandes desafíos en este campo, ya que menos de la mitad de mujeres, en edad de trabajar, participan en el mercado laboral, siendo ésta la segunda tasa más baja de todos los países de la OCDE y muy inferior a la tasa de hombres mexicanos activos en el mercado laboral, que es del 82 por ciento.

En el evento también estuvieron presentes Nadine Gasman Zylbermann, titular del Instituto Nacional de Mujeres (Inmujeres) Arturo Herrera Gutiérrez. Secretario de Hacienda y Crédito Público.