Aumentan los empleos de mala calidad

244

Hay menor desempleo en el país, pero hay peores salarios o prestaciones laborales

El análisis del mercado laboral revela que en México hay tasas de desempleo más bajas, casi a niveles previos a la crisis de 2008, pero la dificultad es que los empleos que se crean son de baja calidad, concluye en María Fonseca, directora de la Escuela de Negocios del Tecnológico de Monterrey, Campus Estado de México.

“Nuestro país no ha podido encontrar una solución efectiva para combatir el dilema de la precarización laboral. Si bien las cifras reportan un incremento en la población ocupada, las condiciones de los puestos de trabajo continúan menoscabándose, en particular las remuneraciones laborales”.

El análisis que presenta la directiva toma los datos presentados del primer trimestre de 2016, en donde se revela que “la población ocupada en el sector informal sigue en aumento, lo cual no solo restringe la recaudación pública de recursos, también implica colocar un freno a la productividad laboral, así como el deterioro en la calidad de vida de los trabajadores inmersos en dicha condición al no contar con protección social, acceso al sistema de pensiones e incluso carecer de ingresos regulares”.

De acuerdo con la información de la Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo (ENOE) del primer trimestre del año en curso, la población ocupada aumentó 2.0% con respecto al mismo período de 2015.

Lo anterior se traduce en que la tasa de desocupación se ubicó en 4.0% de la Población Económicamente Activa (PEA), cifra inferior al 4.2% exhibido el año pasado.

De manera similar, la población subocupada registró también un nivel inferior en comparación con los datos obtenidos en 2015 (7.9% de la población ocupada con respecto al 8.1% del año anterior).

A pesar del incremento en la ocupación, las condiciones laborales continúan deteriorándose. “El ejemplo más claro se observa en las remuneraciones salariales, en donde la tasa de crecimiento anualizada más elevada se presentó en el número de trabajadores que perciben cuando mucho un salario mínimo (18.6%), seguida por las personas que ganan hasta dos salarios mínimos (9.7%); de hecho, la cantidad de individuos que ganan hasta 2 salarios mínimos (equivalente a $4,382 pesos al mes), es la más alta desde que se tiene registro (21’683,592 trabajadores), equivalente al 42.7% de la población ocupada”.

En contraste, el número de personas que ganan más de 5 salarios mínimos continúa decreciendo, durante el primer trimestre de 2016 exhibió una variación anual negativa de 12.5%, de tal forma que la cantidad de personas que devengan el rango salarial más elevado es el más baja observado desde 2005 (2’973,556 individuos) representado tan solo el 5.9% de la población ocupada.

Por otro lado, el número de personas que laboral en el sector informal registró un incremento anual de 1.5%, alcanzando una totalidad de 29’127,297 trabajadores, es decir, el 57.3% de la población ocupada. Dicha cifra resulta alarmante ya que la informalidad de nuestro país se ubica por encima del promedio de América Latina (47%) de acuerdo con información de la Organización Internacional del Trabajo.