Aprende a hablar de tu tiempo desempleado en una entrevista de trabajo

69

Las condiciones económicas en México contribuyeron a que en el segundo trimestre de 2019 se registrara una tasa de desempleo del 3.6%, de acuerdo con la Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo. Los datos revelan que, del total de la población económicamente activa, más de 2 millones de personas se encuentran actualmente desocupadas. Este panorama propicia una constante competencia entre los profesionistas, quienes, en algunos casos, no tienen la posibilidad de conseguir un trabajo durante un prolongado periodo.

 

Cuando una persona está fuera del mercado laboral durante varios meses, o hasta años, podría sentir mucha inseguridad en una entrevista de trabajo. «Algunos reclutadores interpretan que un tiempo prolongado de inactividad profesional es una limitante para el desarrollo de los trabajadores. Por este motivo las entrevistas pueden tornarse más complicadas, al dejar sobre la mesa muchos más temas y preguntas que pueden poner en jaque al aspirante«, explica Luciana Caletti, Vicepresidente de Glassdoor en América Latina.

 

Si te encuentras en esta situación y deseas prepararte para reincorporarte a un puesto de trabajo, Glassdoor, plataforma líder en desarrollo de carrera y búsqueda de empleo a nivel global, te brinda los siguientes consejos para triunfar en tu próxima entrevista.

 

  1. Mantente actualizado. Si estás en desempleado, el primer paso para regresar al mercado es estar actualizado sobre las tendencias en el sector en el cual buscas desarrollarte. Antes de la entrevista es recomendable que leas algunos artículos, estudios o publicaciones actuales sobre la industria; así, durante la conversación con el entrevistador podrás tener suficientes datos de interés para demostrar que, a pesar del tiempo, estás al día con las novedades de tu carrera. Leer sobre la empresa y llevar preguntas sobre la compañía ayuda a mostrar que estás actualizado.

 

  1. Pide recomendaciones. En un empleo siempre es necesario construir buenas relaciones con tus colegas y jefes, para que, cuando estés en búsqueda de un nuevo trabajo, tengas toda la confianza de pedirles referencias sobre tu desempeño y habilidades. Cuéntales un poco sobre la posición a la que quieres aplicar, de esta forma ellos podrán darle un ángulo más adecuado a su recomendación. Las evaluaciones positivas hechas por terceros siempre son un punto positivo para los reclutadores.

 

  1. Destaca lo que hiciste en durante ese periodo. El hecho de no ocupar un puesto en una empresa o de no tener un trabajo fijo no significa que hayas estado inactivo. Aunque no estuvieses laborando formalmente, seguro llevaste a cabo algún curso, taller o proyecto como freelancer que enriquecen tu experiencia y habilidades. Muestra que, a pesar de las circunstancias, siempre te mantuviste proactivo, pues ésta es una característica que podría marcar una diferencia al momento de seleccionar a un candidato. Es importante que, por menor que sea el proyecto, e incluso aunque no haya sido remunerado, lo integres en tu currículum para sumarle valor.

 

  1. No maquilles la información. Recuerda que la honestidad es un valor buscado por todas las empresas en sus colaboradores. Mentir a pequeña o gran escala sobre tu situación, lejos de ser benéfico, te cerrará las puertas a nuevas oportunidades. Cuando llegue el momento seguro te preguntarán el motivo por el cual dejaste tu último empleo. Para responder limítate a mencionar las razones esenciales del despido, como recortes o fin del contrato; en caso de haber renunciado, explica tus motivos de manera clara y sin ataques hacia tus antiguos empleadores y compañeros de trabajo.

 

  1. Destaca tu experiencia. Durante la charla enfócate en tu experiencia, pues profundizar en ella le dará mayor claridad al reclutador sobre los temas que dominas. Para hacerlo más interesante, estudia bien a la empresa y su industria, además de las aptitudes requeridas por la vacante, de esta forma podrás adaptar tus habilidades al perfil que están buscando. También destaca los logros obtenidos en tus empleos anteriores, y cómo han sumado a tu crecimiento profesional. Toda esta información pesará más para el entrevistador que el tiempo transcurrido fuera del mercado laboral.

 

A pesar de la competencia en el mundo laboral, el entusiasmo y la buena disposición son elementos esenciales para obtener un empleo. En caso de no encontrarlo de manera inmediata, continúa la búsqueda sin dejar de nutrir tus habilidades y conocimientos, así, en las entrevistas que tengas se verá reflejado que no te quedaste estancado y deseas continuar con tu crecimiento profesional.