Reducir la informalidad laboral de cara al 2019.

640

Eduardo Zelayaran

Director General de Grupo Human

Uno de los grandes desafíos en materia laboral que enfrentará México el próximo año será combatir el desempleo, para lograrlo, será necesario estimular la creación de empresas que den como resultado mayor número de empleos formales y con ello, se disminuya la informalidad laboral.

De acuerdo con la Organización Internacional del Trabajo, el número de personas que trabajan bajo un esquema informal va en aumento en América Latina, las perspectivas para México indican que en el 2019 el desempleo llegará 2.2 millones de personas. Es necesario implementar políticas que estimulen la generación de empleo en la región y con ello incrementar la competitividad.

Al aumentar el número de trabajadores mexicanos que laboran bajo un esquema formal se mejorará su calidad de vida, ya que tendrán acceso a los beneficios que la seguridad social les otorga como atención médica y fondos de ahorro para el retiro. Por otra parte, al incrementarse la cantidad de contribuyentes, la recaudación de impuestos será mayor, esto impulsará el desarrollo del país.

De acuerdo con expertos, el aumento en la inversión pública incentivará la generación de empleos, esto ayudará a incrementar la participación de los trabajadores en el sector formal, a su vez, se impulsará la capacidad del país para la prestación de servicios y la producción de bienes.  

Para combatir el desempleo es necesario desarrollar prácticas empresariales que no solo disminuyan la informalidad, es imprescindible que se generen políticas que fomenten la inclusión laboral y brinden oportunidades de empleo a grupos vulnerables, así mismo, se debe proporcionar capacitación para que adquieran los conocimientos técnicos indispensables para incorporarse al mercado laboral.

El trabajo en condiciones de informalidad va en aumento, es de suma importancia desarrollar políticas que protejan a los trabajadores que se encuentran en una situación de vulnerabilidad, garantizando su calidad de vida y el bienestar de sus familias. Es necesario emprender acciones que formalicen el empleo y produzcan resultados sostenibles, lo que ayudará a disminuir la desigualdad social.

Por último, el objetivo de incentivar la formalidad es mejorar las condiciones de trabajo de los mexicanos que no cuentan con seguridad social; las políticas deben ser orientadas hacia la inclusión laboral para generar un mercado de trabajo más justo y competitivo.