Hacia un nuevo modelo de desarrollo de personas.

106

 

Erika Chafino

Directora de Marketing de Grupo Human

@ejchafino

Para hacer frente a los desafíos de una industria en constante evolución, las organizaciones están modificando sus estructuras, pasando de métodos tradicionales a equipos flexibles e interconectados; dando como resultado un modelo de desarrollo de personas centrado en el trabajo colaborativo.

.   

Para formar equipos de trabajo de alto rendimiento, los líderes necesitan impulsar el desarrollo profesional de sus colaboradores, para ello, identificar las fortalezas de cada individuo y sus necesidades de formación es clave para diseñar programas de capacitación efectivos.

 

Es fundamental identificar las necesidades y roles a cubrir en la conformación del equipo de trabajo, posteriormente se deben plantear objetivos con cada integrante para medir su productividad.

 

Una vez conformado el equipo, es de suma importancia llevar a cabo ciertas acciones para gestionar su desempeño de forma efectiva y asegurar el avance del proyecto, entre las cuales se encuentran:  

 

  • Juntas de trabajo. Estas reuniones permiten que los colaboradores conozcan el avance de los proyectos en los que están implicados, a su vez, ayudan a identificar posibles desviaciones en el cumplimiento de los objetivos, facilitando el desarrollo de estrategias para corregirlas.   
  • Canales de comunicación. El flujo de información es clave para que los miembros del equipo continúen bajo la misma dirección.
  • Board de anuncios. Publicar avisos y compartir noticias en espacios comunes para comunicar aquello que sea importante para los colaboradores
  • Contar con espacios comunes. Además de fomentar la convivencia, mejora la comunicación y estimula la participación.
  • Videollamadas. A través del uso de herramientas digitales es posible mantener la comunicación entre los miembros del equipo, sin importar que se encuentren fuera de la oficina.
  • Redes sociales internas. Fomentan la comunicación y favorecen la interacción más allá del ámbito laboral.  

 

Este modelo de gestión de equipos da como resultado la aparición de nuevos esquemas de liderazgo, métodos para la medición de desempeño más efectivos y programas de aprendizaje que impulsen el crecimiento profesional de los colaboradores.

 

Al contar con las herramientas adecuadas para la gestión del equipo, los líderes podrán evaluar su rendimiento y medir el grado de satisfacción de cada integrante, de esta manera es posible diseñar estrategias que contribuyan al desarrollo de los colaboradores.